Storyframing es un método de diseño de un servicio digital o un producto alrededor del comportamiento del usuario, con el objetivo que el usuario utilice y repita el uso del mismo. De la misma manera que wireframing proporciona una plantilla para el diseño, el storyframing crea una plantilla para la experiencia.

¿Pero eso ya existe no?

Existen procedimientos para la definición de diferentes casos de uso:

  • Diseño de servicios o Blueprint  – Mapas que muestran todos los puntos de contacto del consumidor con su marca.
  • Mapas de experiencia del cliente  – Diagramas que exploran las múltiples caminos que recorren los consumidores cuando utilizan un servicio.
  • Storyboards  – Trasladar la funcionalidad en situaciones de la vida real.
  • Flujos de usuarios  – Representaciones visuales de flujos de los usuarios cuando completan las tareas.
  • Historias de usuario  – Descripciones breves y sencillas desde la perspectiva del usuario.

Pero ninguna de ellas tiene en cuenta el cambio de comportamiento o de uso de los usuarios a largo plazo y en detalle.

El storyframing tiene en cuenta las necesidades del negocio, los KPI, y el uso a largo plazo que le va a dar el usuario.

Historias de usuario : “Esto es lo que pensamos o sabemos que los clientes están haciendo” .
Storyframing: “Esto es lo que queremos que hagan” .

El proceso storyframing se utiliza comúnmente como una forma de investigación de “las personas” en forma de storytelling, con lo cual los puntos de contacto online y offline se pueden identificar y se pueden enmarcar dentro de una construcción narrativa. A esto le llamamos momentos.

Storyframing se inspira en los resultados del diseño UX, como los diseños de servicio y mapas de experiencia. Pero tiene un enfoque claro en los modelos de comportamiento, donde la narrativa está diseñada para amplificar y fomentar un comportamiento específico por parte del cliente .

¿Cómo se construye un storyframe?

Para construir un storyframe debemos seguir estos 5 pasos:

  1. Categoriza a tus usuarios
  2. Define los ingredientes de tu momento
  3. Comprende los tipos de momento
  4. Establece metas de comportamiento
  5. Elabora tus historias

1. Categoriza a tus usuarios

Si todavía no tienes una idea sobre qué usuarios va a tener ese servicio o producto, mejor no intentes hacer un storyframe. De la misma forma que no se puede crear un wireframing sin tener una idea de lo que podría ser el producto final, no puedes crear un storyframe sin primero entender a tus usuarios.

Antes de ir más allá, debemos clasificar a los usuarios como “recurrentes” o “nuevos”. También podemos clasificarlos en “personas”, es decir, grupos de usuarios que comparten características similares de comportamiento.

Estas características pueden condensarse en una sola meta de comportamiento, que pueda ejemplificar deseos y necesidades del grupo de usuarios en un objetivo tangible. La creación de personas requiere de investigación apoyada por el análisis de datos cualitativos y cuantitativos.

 

2. Define los ingredientes de tu momento

Los momentos son muy importantes en el proceso del storyframing.
Para crear un momento necesitamos 4 ingredientes que tienen que estar presentes:

  • un servicio
  • el servicio tiene que ser accesible a través de un medio
  • el canal tiene que ser entregado a través de un dispositivo
  • y los tres deben ser recibidos por un usuario

Los momentos también pueden ser online y offline. Por lo tanto nuestras historias viven en el mundo físico y en el digital.
Este movimiento del offline al online y viceversa se da casi sin darnos cuenta, y unos pueden generar los otros y viceversa.
Por ejemplo: reservar un taxi con un amigo, mientras hablan utilizan el teléfono para abrir Uber. Un momento offline que genera uno online.
Y viceversa, pedir un libro en una página web, y recibir la entrega física del libro al día siguiente. Un momento online que genera un momento offline.

 

3. Comprende los tipos de momento

Los momentos se pueden clasificar en 4 tipos:

  • Momentos Trigger
  • Momentos de Acción
  • Momentos de Recompensa
  • Momentos de Inversión

Estos 4 tipos pueden unirse para formar un Hook o gancho.
Este gancho explica la relación que hay entre estos 4 tipos de momentos, y es una relación cíclica, cada momento es anterior al siguiente.

 

4. Establece metas de comportamiento

¿Cómo construimos una historia? Ahora que tenemos todos los componentes necesarios para crear un gancho: tenemos todos los ingredientes del momento y sabemos qué tipo de momentos son necesarios para un gancho, podemos crear las metas de comportamiento.
Las historias se construyen mediante la combinación de múltiples ganchos que en conjunto crean una narrativa que permiten al usuario alcanzar una meta de comportamiento. Y esta es la gran pregunta: ¿Qué queremos que el usuario haga? ¿Cuál es su historia?

La interacción de un usuario con el producto o servicio de una marca rara vez es un evento de una sola vez. Si lo es, entonces la marca ha fallado.
Un producto o servicio exitoso es aquel que impregna el estilo de vida del usuario, forma parte de su rutina diaria. Para llegar a este nivel de intimidad y confianza con un usuario, el producto o servicio debe satisfacer objetivos simples de comportamiento.

“No quiero estar solo.”  – Facebook
“Quiero estar en forma.”  - Fitbit
“Tengo que cruzar la ciudad.” -  Uber

 

5. Elabora tus historias

El proceso de elaboración de historias es sobre todo imaginación, guiada por la empatía; descubrir la mejor solución para la marca y para el usuario al mismo tiempo.

En uxline podemos ayudarte a crear storyframings para que descubras la mejor solución para tu marca y para tus usuarios.

Pin It on Pinterest

Share This